Todas las entradas etiquetadas como

By Merxe Navarro

Ilusión en la rentrée

Todos los veranos son intensos, no me voy a repetir, pero la novedad es que este año el otoño va a molar. En los últimos días de agosto empieza a vislumbrarse el temido mes de septiembre, que se acerca con todo su peso. Para unos es vértigo, para otros es ilusión, para todos es inicio. Ya lo decía La Buena Vida, en Mi año natural,  canción justificadamente recurrente. La operación retorno se afronta como se puede. Mi amigo Israel, por ejemplo, tiene que volver a casa con días de antelación atemorizado por los previsibles atascos y nos reímos un poco de esta vena “abuelo”. Emili, por su parte, decía ayer por twitter: “Septiembre es germen de ilusiones, es el caldero donde se cuecen los nuevos proyectos. Septiembre es como coger carrerilla“, y a todos nos gusta su definición.

Y por esa carrerilla es que digo que los meses que vienen molarán. Tenemos un nutrido fondo de experiencias bonitas recogidas semanas atrás. Están siendo veraneos anti-crisis: la ciudad se vacía muy pronto con la huida a pueblos, apartamentos familiares y casas de amigos, y aunque nos quedemos por la zona, el Mediterráneo trae felicidad y planes baratos, y no por ello menos apetecibles. Hemos disfrutado de las noches de música en vivo en la terraza del IVAM (al fin algo que llevarse a la boca en ese museo), de las terrazas de verano con todo su encanto pese a la pobre cosecha cinematográfica de estos meses (el viernes, en ID AL CINE MALDITOS), de las degustaciones de horchata entre Daniel y Sarriers, del  extraño verano en Oli-Ba-Ba, moais arriba, moais abajo, pero con las grandes sesiones de baile y la mejor compañía que aportan vitamina hasta el año que viene.

Valencia se queda muy vacía, y fue interesante leer la serie de artículos que este mes Valencia Plaza tituló La ciudad fantasma. El contraste con LaMásBonita ha sido llamativo. El éxito de este local de la Patacona no deja de crecer y da qué pensar. Yo estoy deseando que mi amiga Merxe (@merxe_navarro) publique blog y saque a relucir sus increíbles fotos de curiosa paseante por la ciudad y todos los alrededores imaginables. Los que vemos sus instantáneas conseguimos descubrir lugares nuevos en paisajes ya conocidos, su mirada de arquitecta es tan afilada como cálida, y nos entran ganas de visitar esa iglesia alucinante de Xàbea, repetir siempre con el Botánico, o descubrir el conjunto residencial de Santa María Micaela. Volver a ver con otros ojos, no perder esa capacidad.

Aquí cabe de todo, en el mundo hay malísimas noticias y en nuestro entorno las hay de todo tipo. Tengo amigos (pocos) que han viajado lejos, otros (la mayoría) que se han quedado conmigo entre la ciudad y La Safor, mis sobrinos crecen y cada vez se superan en encanto, una amiga ha sido mamá por primera vez y otra se ha quedado embarazada y está entre contenta y asustada. Motivos para la alegría y el agradecimiento siempre hay, si los queremos ver. Lo mejor del mes de septiembre es lo que tiene de apetitoso. Todo por hacer, y una lista de objetivos y propósitos que nos pueden hacer felices. Encontrar nuestras propias razones para cocinar una nueva receta, para empezar a hacer deporte, para retomar un idioma. El nuevo curso es prometedor. Si quieres lo tomas.

[Foto: Merxe Navarro]

Las noches de julio

Esta semana, mañana exactamente, se cumplen ya 7 años del accidente de metro de Valencia, que dejó 43 muertos y 47 heridos. Con la emisión del programa de Salvados, las concentraciones en la Plaza de la Virgen han crecido y vuelto a la portada. Mañana, con más razón. Bienvenido sea todo gesto para que no se olvide el caso y se exijan las flagrantes responsabilidades que los gobernantes han huido. Parece que esta vez el nivel de hartazgo general ha conseguido vencer al pasotismo característico valenciano. Lecturas positivas que se le pueden encontrar a la crisis.

JoseDavid-masterchefEn una dimensión completamente diferente, y perdón, la polémica del televisivo Masterchef. Esta noche es la final y aún estamos recuperándonos de la eliminación el martes pasado del flamante concursante valenciano, José David, con clamor general por todas las redes sociales de tongo. Sabemos cómo son los espectáculos televisivos pero realmente nadie que viera el programa se tragaba la manipulación súper evidente para convertirle en villano con la cara de bon xic que tiene, y sobre todo por sus contrastadas dotes culinarias. Durante estos días se ha paseado, como es de rigor, por programas de tele y radio explicando la intensa experiencia y sus planes de futuro. Hoy veremos el dramático desenlace. Desde luego muchas veces el programa ha parecido más un internado con tendencia sadomaso que un talent-show de cocina.

La noche de los martes nos quedamos en casa, todavía, aunque ahora que ya entramos en el núcleo duro del verano nos cuesta quedarnos quietos en casa. Ideas para pecar las hay a montones. Sigue el Cinema a la Fresca en Velluters, para agosto esperamos la cita con la Filmo d’Estiu, y nos encanta la iniciativa de los Cines Babel, que todos los jueves ponen a 4,5€ las entradas para ver las pelis que salen el viernes de cartel. En Viveros ya empiezan los conciertos de la Feria de Julio. Dejemos a un lado el terrible cartel que se ha marcado el Ayuntamiento y que el amigo Xavi Calvo ya se ha encargado de analizar. Con lo que ha sido el cartelismo valenciano…y qué pena dan los que anuncian eventos públicos. Los artistas de este año, como siempre, variados y masivos, sin un criterio que los ordene.

Para todos los gustos, que si Melendi, que si Rosario, que si el retorno (sic) de Revólver, que si Lori Meyers o La Habitación Roja, que si Fito, Fangoria, las viejas glorias reunidas como Earth Wind & Fire y The Originals (¿en serio?) Blues Brothers Band. Si aceptáis mi recomendación, yo no me perdería a la maravillosa Sara Baras y su montaje La Pepa, estrenado el año pasado por el 200 aniversario de la Constitución de Cádiz. Arte, fuerza y poderío como pocas veces se puede ver en formato danza en nuestra ciudad.

Las afterparties de algunos de los conciertos las están preparando (y muy bien) los chicos de La3, con minibuses que te llevan del recinto de conciertos a la sala para bailar hasta las tantas sin peligro al volante. Es época de fiestas playeras, sesiones cerca del mar y noches que se alargan. Nos gusta dejarnos hacer, ¿verdad?

Los días extralargos

En verano los martes son un poco lunes para mí, porque el fin de semana se alarga más y de ahí que esta columna se retrase. Las tardes de domingo veraniegas no son iguales que en otoño, que nos recogemos pronto para encarar la semana. Los domingos ahora son de comer a las 4 y que te dé igual, de arena, de horas de luz y de hacer todo lo posible por alargar el fin de semana hasta lo indecente. Y qué cara de tonta (feliz feliz como cantaba El Niño Gusano) se te queda cuando aterrizas. Si se trata de la Nit de Sant Joan como esta vez, la justificación viene sola.

El sábado por la noche se celebraba en el precioso patio del Convento del Carmen, la fiesta de presentación de Makma, una interesante revista online de artes visuales y cultura contemporánea impulsada por amigos periodistas. Somos mucha gente inquieta la que llevamos tiempo proclamando que Valencia está viva (gran slogan el de Verlanga) pese a todo el descrédito ganado gracmakmaias a nuestros gobernantes. En Makma cubren cada inauguración en galería de arte que se celebre y se proponen difundir el arte contemporáneo en sus más diversas expresiones. Llevan unos meses de andadura y ya era hora de celebrarlo, con amigos, personalidades de la cultura, música y ágape. Recuerdo hace un año, justo en la charla que dio Nacho Vigalondo en el Cinema Jove, me encontré con Salva Torres y me contó algo de este proyecto que tenía entre manos. Alegría y curiosidad por que sigan pasando cosas interesantes. Este jueves, por ejemplo, en el MuVIM se inaugura la exposición Tipografía a la que los amantes de la letra impresa intentaremos no faltar.

Pocas semanas dejo de nombrar algún acto que se celebra en La Rambleta. Podríamos decir que la Ronda Sur está on fire. Esta semana, el jueves, actúa La Muñeca de Sal con la  colaboración de lujo de Javier Corcobado, y la performance -pintando en vivo- del artista Luis Lonjedo.  Y en breve inaugurarán también su Terraza de Cine, con películas poco comerciales y conocidas de ficción y documentales.

Es temporada de eventos al aire libre y muchos de ellos, gratuitos. Una de las buenas noticias de estos días (desde ayer lunes hasta el 4 de julio) es el Festival Serenates en el claustro de La Nau. Entrada gratuita (solo hay que hacer cola 1 hora antes) para disfrutar de música clásica de alto nivel, no se puede pedir más. El ciclo ha comenzado con el ballet de La consagración de la primavera de Stravinsky,  pero tiene aún más platos fuertes como a Maria del Mar Bonet este jueves y a Capella de Ministrers el viernes. Casi nada. En unas semanas, llegará también esa cita ya tradicional del concierto al aire libre en los Jardines del Palau con el que empieza el Festival de Jazz la segunda semana de julio. Mira que nos gusta salir con nuestra cena de sobaquillo y hacer picnic en la hierba, a la espera de la Filmo d’Estiu, ya en agosto. Cualquier excusa es perfecta para zascandilear y no entrar en casa hasta las mil, sea fin o entre semana. En estiu, tot per l’aire!

Con la superluna a la vista

festival-cinema-jove-2013Una de las noticias con las que hemos empezado esta semana es amarga. La taquilla del cine en España cae de manera estrepitosa. Nadie va al cine, y qué triste. Tengo la columna de los viernes, que desde su mismo título (Id al cine, malditos) aboga por la sala oscura. No sé si somos conscientes de la tremenda pérdida que sería que dejara de existir un espectáculo único. Esta es una época fatal para muchos negocios, se multiplican los gastos, el pago de la renta, seguros de coche, bodas, bautizos, comuniones, fin de curso escolar, vacaciones al caer, y todo se resiente. La playa tira y es gratis, pero hay opciones, hay ofertas que hacen que el cine no sea un lujo como muchos se empeñan en proclamar. Además ahora llegan por fin interesantes estrenos (Before midnight, la semana que viene, por ejemplo) para animar el verano y obligarnos a ir al cine al menos quincenalmente. O en un futuro cercano lloraremos.

Precisamente este fin de semana empieza en la ciudad el único festival que resiste con dinero público, el Cinema Jove. Con poco presupuesto sus organizadores intentan hacer virguerías. Quien sea atrevido y disponga de tiempo libre siempre puede hacer inmersión en las secciones oficiales de largos y cortos, aunque para todos los públicos siempre son una gozada las proyecciones paralelas. Este año podremos ver en pantalla grande y al aire libre las pelis favoritas del director Rodrigo Cortés -ese ingenioso tuitstar-. Los pájaros, de Hitchcock, Uno, dos, tres, de Wilder, Ocho y Medio de Fellini, Siete ocasiones, de Buster Keaton, o El muro, de Alan Parker, son algunos de sus clásicos. 970178_587610591259389_724974313_nY el festival también trae apetecibles cintas de culto como Drive y estrenos recientes tipo La caza, de Thomas Vinterberg o Lawrence Anyways, además de las habituales actividades paralelas.

El viernes celebramos también el Día de la Música. Hay ciudades en las que los actos son numerosos y multitudinarios, como en Madrid o recuerdo justo en estas fechas un viaje a París en el que me impresionó la cantidad de conciertos en cada rincón de una ciudad que vibraba entera por la música. Aquí vale la pena pasarse precisamente por el Instituto Francés, que estará muy animado todo el día o por el concierto que dan por la noche los de Niñamala en La Edad de Oro. Cinema Jove y Día de la Música son fechas fijas que nos avisan de que el verano oficialmente ya empieza.

Este fin de semana pasado fue de reencuentro con la familia en Oliva playa. Después de nueve meses nunca se está seguro de cómo va a ir pero nos quedamos felices y tranquilos de comprobar que todo sigue bien en Oli-Ba-Ba, que se mantienen las buenas vibraciones y la conexión entre personas y espacio. Esta temporada va a ser larga y la hemos empezado a lo grande, con buena música, novedades en OLI 2013-2cabina, buena mar, deliciosa arena, y múltiples brindis por las alegrías que vendrán. Ahora tenemos los días más largos del año por delante, el viernes comienza el solsticio y el domingo por la noche celebramos la Nit de Sant Joan, con hogueras para purificar el ambiente y dar más fuerza al Sol que a partir de ese día va perdiendo horas de nuevo. Cada uno tiene sus celebraciones importantes y su manera de festejar. A mí de repente me parece bonito darle su espacio a un ritual como éste, de conexión con la naturaleza, de bienvenida a la nueva estación, que este año llega acompañada por una luna llena esplendorosa y especial, más grande y más cercana a la Tierra de lo habitual (aquí la explicación). Un espectáculo para dejarse deslumbrar.

Ganas locas de verano

Luego nos quejaremos (yo no, prometido), pero por fin ha llegado el calorazo y podemos lanzarnos a la playa, a las terrazas y tot per l’aire. Ganas tenemos y muchas. Aunque entre semana vayamos hasta arriba de preocupaciones, presupuestos que nos echan para atrás, trabajos en los que recibimos presión y amenazas de despido en mil formas y maneras, aunque haya mal de amores o disgustos en casa…en verano todo sabe mejor, diferente. La ropa se hace mínima,  notamos nuestros cuerpos al aire y eso simplemente ya da sensualidad al día a día. Vienen los meses de ‘terraceo’ con amigos al final del día, bastan unos euros para un par de cervezas y ya tenemos la sonrisa puesta. Los fines de semana de repente se presentan apetitosos sin necesidad de grandes planes, basta con un horizonte: arena, cielo, mar, amigos, música, no hay prisas, no hay teléfono, sólo lo que surja. Efectivamente, este fin de semana abre el Oli-ba-ba, mítico chiringuito de la playa de Oliva. No iba a obviarlo en esta columna, no puedo, sabréis perdonarme. Hay vida más allá de las dunas de nuestra playa bonita, más allá de la silueta de los moais. Sólo os reto a conocerlo, este año la temporada empieza más pronto que nunca así que tiempo, de sobra, y luego hablamos. 8507_242605735880501_1175514803_n

Y aun así el movimiento en la ciudad sigue. Y de hecho no para, porque en verano es tiempo de conciertos (Zenet el viernes en Rambleta), de festival Cinema Jove (del 21 al 28) y múltiples iniciativas de cine a la fresca en los barrios, como la de Proyecto Matraz en el Grao que programa durante los jueves de junio un ciclo de cine anarquista. No conozco todas las pelis pero por ejemplo, ver Casas Viejas de Basilio Martín Patino me parece una apuesta segura. En cuanto a exposiciones además de los preciosos lienzos de Genovés en el Convento del Carmen (hasta el 30 de junio) en los que los seres humanos somos motas, pero motas palpitantes de color y vida, la semana que viene el IVAM (ola ke ase?!) inaugura una exposición del gran escultor vasco Jorge Oteiza. Una ocasión para volver a pisar este museo, ¡oh, gran don!

Aquí va un curioso artículo del periódico británico The Telegraph sobre qué hacer en Valencia este verano. Realmente nada que objetar a lo que dicen, para variar no es una colección de tópicos básicos y resaltan lo que cualquiera de entrada puede resaltar para visitar nuestra ciudad y alrededores. Varias personas últimamente me han pedido que las lleve por l’Albufera y para mí es un placer. Precisamente ésta es una época deliciosa para conocerla, y contemplar en toda la contornada, y llegando hasta Cullera, los campos de arroz inundados ahora mismo de agua esperando al esplendor de finales de agosto, previo a la siega. Quedan pocas opciones para los urbanitas de estar en contacto con las estaciones y su implicación en las cosechas agrícolas, y es un espectáculo que te reconcilia con la tierra, con lo que te rodea. Para no perder el Norte.

 

El templo del golfeo feliz

Ya me había pasado en 2011, cuando por primera vez, por fin, puse el pie en el Olibaba, famoso chiringuito de Oliva, y en esa playa de Aigüa Blanca. El bajonazo posterior en septiembre fue considerable. En 2012, que ha sido mucho más apoteósico, el verano directamente ha tardado meses en irse. Y hasta me ha llevado un tiempo poder volcar por escrito una nueva carta de amor al Oli.

Leer más…

Con el Montgó de fondo

¿Se puede una enamorar de un lugar, de un espacio? Sin duda. No ocurre a menudo, pero quizá el caso más contundente es el del Montgó, esa silueta en la costa norte de Alicante que se contempla desde mi propia casa y que se impone como referencia, como tótem del Mediterráneo valenciano. Es tal su poder hipnótico que yo lo comparo con la presencia del monolito en 2001 Una odisea en el espacio, siempre de fondo, siempre presente, misterioso y rotundo. Y mucho nos acercamos este fin de semana al Montgó con el propósito de inaugurar el mes de junio en Oliva. Allí, en la playa bonita, me di el último baño de la temporada pasada junto a Perkins, ya entrado octubre, y allí la hemos vuelto a empezar. Esos chapuzones, algo fríos aún, revitalizan, ponen a tono. El placer de pelear con las olas y el placer de pisar la arena fina, de tantearla, sabiendo que ya en breve no te vas a separar demasiado de ella, ni de día ni de noche.

Lo mejor del mes de junio es que son las semanas con días más largos del año, y en un sábado te caben mil paradas y planes porque parece que la luz no se va nunca. Tras la sesión de playa el homenaje estaba en el Restaurante Goleta (Av. Mediterráneo 7, Oliva), otro lugar con el que hace unos meses hubo flechazo y que gusta compartir. Todos los que vamos nos hacemos fans. Allí te recibe Marta, simpática y resolutiva, mientras Juanra, el maestro en la cocina, prepara menús imaginativos y asequibles o paellas espectaculares, como la de pato con alcachofas y habas que nos comimos lentamente, regustándonos muy cerca del éxtasis entre mil y una conversaciones, arreglando el mundo, brindando por la vida y repasando vinos, películas y recuerdos compartidos. Uno de los acuerdos a los que llegamos fue que el optimismo por muy mal que a veces nos vaya todo, es al final la única y mejor opción. Ganar, ganarás lo mismo pero seguro que el camino se hace menos amargo si lo enfocas con buena cara.

El próximo fin de semana probablemente sea más relajado, aunque depende de cómo se mire. El viernes cuando estuvimos en el oasis La Rambleta viendo la presentación de Los Ilusos de Jonás Trueba, había especial animación también porque se inauguraba la exposición de MacDiego hARTo de sexo, que recorre el trabajo pornográfico de artistas valencianos, dentro del marco de actividades del I Salón Erótico de Valencia que se celebra en la Feria del 6 al 9 de junio. Un plan interesante para farolear y quién sabe, quizá una ocasión para conocer al mismísimo Nacho Vidal, genio y figura, y uno de los impulsores de la iniciativa. En otro estilo también me quiero a pasar por la Fireta, Feria independiente de cosas hechas mano, en la Galería Jorge Juan. Bien por la artesanía local y bien por la propagación del estilo Etsy de cosas bonitas. En esta columna semanal está claro cuál es el mantra: pegarle a todo.