LBV singular

Juan

This post has already been read 49 times!

Los hay más y menos específicos en sus respuestas y Juan se encuentra entre los primeros. Diseñador apasionado por su trabajo comparte con nosotros sus guiños cotidianos a la buena vida, chocolate, lápices y cuadernos especiales, regalos para la gente querida fuera de fecha, la cocina, o un vino aragonés casi desconocido son algunos de ellos. La clave: tomarse el tiempo, ir a su propio ritmo y buscar la belleza en objetos y costumbres.

 1. ¿Qué rutinas te hacen feliz? 

La ducha calentita de buena mañana, el primer café del día, los buenos días con los compañeros, enchufar spotify y que el estudio se llene de música, activar la inspiración consultando libros, blogs, Pinterest…, la comida del mediodía, un rato de deporte con su correspondiente ducha larga y reparadora, el sofá al llegar a casa, un ratito de radio al acostarme. Y, realmente, muchas veces la rutina de romper la rutina.

2. Describe un sábado perfecto.

Hay varios depende de los planes y de cómo te pille el cuerpo, el que me viene ahora mismo podría ser algo así: levantarme más tarde de las 10 con los rayos del sol entrando por la ventana, un desayuno completo con tiempo con música de fondo, un paseo, una visita a un museo, a un mercado o una visita al gym suave (un poco de bici acompañado de un spa relajante), llegar a casa con tiempo para cocinar algo rico mientras me tomo una cerveza fría o una copa de vino, que mi hermana y/o algún amigo venga a comer y disfrutar de esacomida con sobremesa a ser posible. Luego descansar un ratito en el sofá o ver una peli. A la tarde salir de compras relajadamente (no es necesario comprar), luego disfrutar de una buena cena en algún restaurante y después tomar una copa o dos y si se tercia ir a algún pub. También podría ser una noche de cine pero eso prefiero dejarlo para los domingos.

3. ¿Cómo te premias entre semana?

Con algún almuerzo especial, quedando a tomar una cerveza días tontos como un lunes o un martes, un ratito de guitarra, dos huevos fritos con media barra de pan para cenar, haciendo alguna pequeña compra (un lápiz chulo o una moleskin, por ejemplo), disfrutando de una pequeña siesta los viernes después de comer sabiendo que no tienes que trabajar por la tarde, y lo que pueda surgir espontáneamente.

4. ¿Cuáles son tus guilty pleasures? [*placeres culpables, esos que nos cuesta confesar]

El chocolate puro en todas sus formas, descubrir sitio nuevos donde comer o cenar, duchas tranquilas reflexivas y evasoras, dibujar por la noche cuando todo el mundo está durmiendo y nadie te molesta, aparcar fácil porque es agosto y la ciudad se ha vaciado, el sonido de una sala de cine cuando está aun vacía y sin comenzar la peli, los atardeceres intensos, chuparme los dedos comiendo algo rico y pringoso, las cosquillas y autocosquillas, ser el primero en abrir una revista plastificada y sentir su olor a papel y tinta, darle una patadita al balón que se le escapa a un grupo de nanos que están jugando en la calle, tener mil notas para acordarme de todo, caprichos profesionales (lápices, rotuladores, bolígrafos, libretas…), hacer un regalito a alguien al que te apetece fuera de los días oficiales para hacerlos, pasar los dedos por las cuerdas de la guitarra, despeinarme conforme salgo peinado por la puerta de la peluquería, comprar algo bonito para decorar la casa, picar algo antes de comer mientras cocino con la excusa de que hay que probar la comida, el sushi, el olor del pan y del café recién hecho… y muchas más que me habré dejado y otras que no se pueden contar aquí, porque que en algún momento hay que parar.

5. Un descubrimiento que quieras compartir.

Un localito de Valencia en calle Salamanca llamado BOOM-BOOM que llevan dos chicas que cocinan con amor y con carne del Valle de Esla. Simple pero rico. La gente con la que habías dejado de tener contacto y lo retomas descubriendo que te llevas mejor de lo que pensabas, como primos que al igualarse edades se acercan las cosas en común, recuerdos y sentimientos. Un vino aragonés, concretamente del pueblo de mis padres (Atea), llamado “Las Rocas”, DO Calatayud.

 


Deja un comentario