Archivo de abril, 2014

LBV singular

Leticia

Una buena bocanada de aire fresco y vitalidad nos trae en su cuestionario Leticia, trabajadora social y deportista todoterreno. En sus respuestas nos contagia su energía contándonos cómo le gusta llenar los días recorriendo la ciudad en bici, regalándose unos croissants perfectos, disfrutando de domingos sin tiempo, o descubriendo y dejándose descubrir en el amor.

Aquí hablo de storytelling en Gestiona Radio

LBV singular

Javi

A veces se pasa la semana cogiendo aviones y trenes por razones profesionales por eso quizá algunos de sus placeres cotidianos más apetecidos tienen que ver con el calor del hogar. Películas, familia, San Francisco y un poco de telebasura…Esta vez le toca a Javier, periodista especializado en salud, compartir sus pequeños guiños cotidianos al gusto por la vida.

Leer más…

Un vuelo muy superficial

Nada que objetar a tratar asuntos graves con humor y llevarlos al terreno de la comedia. Viva El verdugo de Luis García Berlanga, como tótem de ello. Y como cantaba La Buena Vidalo bueno de la risa suele ser que al final nadie quiere reír, sólo pueden llorar”. Que la comedia no es un género factible únicamente para el absurdo sino para acercarse y darle una vuelta a cualquier aspecto de la vida es ley desde que el mundo es mundo, o desde la Grecia clásica. Y muy bien. Pero hay una delgada línea que separa el ingenio del vacío y no es fácil de superar. No en vano siempre se ha dicho que es más difícil la comedia para los creadores ya que se manejan todo el tiempo entre sutilidades.

No todos llegan al nivel mínimo, y es el caso de esta película, Mejor otro día (Long way down), adaptación de la novela En picado del siempre solvente escritor inglés Nick Hornby, que fue tan bien llevado al cine en Alta Fidelidad. Claro, que allí quien estaba a los mandos era Stephen Frears que nunca falla, y aquí se trata del director francés Pascal Chaumeil, que ni fu ni fa. El punto de partida es el encuentro en una alta azotea de Londres entre cuatros personas que eligen Nochevieja para terminar con sus vidas. Hay cola para suicidarse y deciden organizarse. No es un problema que se trate un tema tan serio en forma de comedia, es que el director lo lleva todo a unos límites de ligereza exasperante.

Las obras de Hornby son apuesta segura en ingenio, buenos diálogos y humanidad. Y aquí las cuatro almas desesperadas despiertan nuestra curiosidad que no es alimentada con el resultado que de tan superficial se queda en puro desaprovechamiento. Hay actores solventes como Toni Colette -especializada en papeles de madre sufridora-, Aaron Paul, de la serie Breaking Bad, o Pierce Brosnan, pero sus personajes no dejan en ningún momento de quedarnos lejos, a excepción de esos momentos de hermandad que viven cuando están al límite, al modo de una extraña familia. Cine muy descafeinado.

LBV singular

Sylvain

Francés ubicado en Madrid, Sylvain es traductor y también un cocinillas de excepción, como muestra en su blog dulce tradicçión así que de placeres cotidianos sabe un rato. En sus respuestas nos cuenta algunos de sus hábitos, momentos de soledad, paseos mañaneros, deporte, telebasura ocasional, …y comparte su pasión por un especial viaje en carretera.

Escribir para robots, escribir para anunciantes