Archivo de febrero, 2012

Patada en el estómago

Siempre recordaré Shame como la primera vez que fui a un cine de Nueva York, al día siguiente de aterrizar. Y aunque me encantó, ésta no es una de esas películas que disfrutas extendiéndote, compartiendo, difundiendo la palabra. No es una de esas películas que repites una y otra vez en el cine. Shame es dura, seca, angustiosa. Leer más…

Los calcetines azules

Poder presenciar un concierto de Bill Callahan en la Allen Room del Lincoln Center de Nueva York es uno de esos privilegios que a veces te vienen caídos del cielo. Qué bonita sala para la música en directo, por la acústica, el diseño, las vistas de puro contraste, entre el tráfico neoyorquino y la oscuridad del parque. Leer más…