morley

Lujos, tesoros, placeres

El hedonismo, investigarlo, recopilarlo, es algo que desde siempre me ha fascinado. La buena vida y la idea del bon vivant son conceptos en torno a los que me pasaría el tiempo explorando. Es MI territorio. Para mí todo tiene que ver con compartir, seleccionar, ser amplio, abierto, descubrir satisfacciones en sitios muy diferentes, hallazgos que no se encuentran enseguida, que se desvelan poco a poco, con los años, con la exigencia, guiados por el inconformismo. Vivir y no solamente funcionar. Su resultado es el goce, un tesoro, delicado, apreciado, único, tuyo y multiplicado, a veces, por la compañía.

Es en ese camino que me encontré hace un par de años a buenas amigas que con el hashtag #CosesBonesGratis coincidimos en twitter bajo el mismo aliento: buscar las pequeñas alegrías en lo cotidiano que no costaran nada de dinero. Ese era el reto y dio mucho de sí. Irse a la cama con el sonido de la lluvia golpeando tu ventana, la sonrisa luminosa de un extraño que te cruzas por la calle, la sobrina que se divierte con tu pelo rizado, bailar con desconocidos tan alocados como en Coney Island, el olor del café por la mañana, son sólo algunas de las cientos que reunimos entre muchos.

By Katie Thompson

By Katie Thompson

Lo valioso y lo selecto, ¿qué es? Territorio íntimo. Para cada cual son unas cosas. Muchas de ellas, por poco, requieren dinero obviamente. A veces me han llamado snob, y bien, no me importa serlo, reivindico el derecho y hasta la obligación de elegir lo que quiero para mí más allá de las etiquetas o de lo que dice la publicidad que es mejor, de no conformarse con lo primero que surge o que se nos ofrece, de caminar un poco más hasta un bar apetecible en lugar de cualquiera. Me gusta buscar por el placer inmenso de encontrar.

El siempre apasionado Nada Importa –sobrenombre de Jesús Terrés- recogía una buena colección de tesoros en este artículo, poniendo en contraste lo que no es lujo sino tontería. Para mí el lujo reside en lo que no se puede pagar con dinero, en el algo más intangible, no en excentricidades ni marcas, logos o caprichos histriónicos de estrella, sino lo que nadie te puede quitar, la experiencia, el paladeo. Por eso tiene más que ver con los instantes que con las posesiones.

Estaríamos de acuerdo seguro en algunos puntos. El bienestar que permite apreciar las maravillas de un viaje o de una cena o de un día de excursión sin necesidad de que eso signifique un enorme desembolso. A veces sí hacerlo, el gran gasto (o inversión), querer hacerlo, perder la cabeza y despilfarrar, en un hotel o en un restaurante o en donde sea, porque la vida –tu libertad- es poder cometer tus propias locuras para darte el gustazo, porque no sabes si mañana estarás muerto. Esos días especiales. Y también, con tus elecciones poder mantener vivo el movimiento, el flujo entre receptores y productores, ya sea un agricultor o un músico que está de gira, la conexión entre personas, la cercanía y la sucesión que conforma nuestra existencia y que aporta tanto en retorno.

Dibujo de Maurice Sendak

Dibujo de Maurice Sendak

En todo importa, y mucho, la atención al detalle, los pequeños matices que hacen las diferencias. Se pueden encontrar miles. El buen trato en un local. Los regalos inesperados. O si, por ejemplo, mi comida favorita son los huevos fritos con patatas, no sirve cualquier huevo o cualquier patata, sino camperos, nunca congeladas y siempre fritos en aceite de oliva ligero. El punto, en todo, lo modula cada uno.

Sucesivas mudanzas me han hecho aligerar bastante el equipaje, pero vivir en el rico mundo occidental, con su confort, ya lleva asociados unos lujos que no se deben dar por supuestos, aunque podríamos discutir mucho sobre ello. No obstante, con la dificultad, en perspectiva, se reajustan valores y aprecios y ahora lo estamos comprobando.

El ejercicio de recopilar -y volver a saborear- placeres, momentos tesoro, no tiene fin, nunca es definitivo, por eso este texto, intento de inventario, ha estado durante meses en borrador, ampliándose, queriendo incluirlo todo. Ahora ya asumo que nunca va a ser completo, por tanto esta lista que viene a continuación está abierta, es puro presente y susceptible de sucesivos añadidos. Significará que sigo viva y en el camino.

Mis lujos (sólo algunos):

Dos huevos fritos con patatas en cantidad, en casa.

Un arroz con amigos y sin hora de vuelta, la ‘mitjafesta’ que sigue.

La arena de la playa de Oliva.

La emoción de descubrir una gran película en una sala de cine.

Black Swan

Black Swan

La piel de gallina en un concierto.

Una botella de champagne.

El flaneo por la ciudad, cualquiera.

Los desayunos tranquilos y cuantiosos.

Un tomate gustoso del Perelló.

Una exposición que me conmueva (Hopper. Bourgeois. Viola. Woodman).

Tú. Entero.

Un shiatsu.

La primera mirada y el primer beso, por sorpresa.

La chispa tras la segunda copa de vino.

El subidón del despegue.

La siesta (sólo a veces).

formenteraOysho.

Una buena revista.

Una cerveza de barril helada y bien tirada.

Las sesiones de baile vivificante, en Oli-Ba-Ba por ejemplo.

Los brindis.

Las sábanas limpias.

Formentera en septiembre.

Las cenas festivas entre semana.

Un gintonic austero, clásico, bien hecho.

El chapuzón en una piscina vacía.

"A bigger splash", David Hockney.

“A bigger splash”, David Hockney.

Despertarse a besos de madrugada.

El mar en todas las estaciones.

Los abrazos de verdad.

Un masaje de manos, suave suave.

HighLineBenchEse banco, en el High Line bajo el Standard de NY.

La adicción a un novelón o a una serie.

Un almuerzo de currante.

La risa encanada.

El buen pan, con aceite y sal.

Amanecer y atardecer.

La tarta de chocolate de El Rus.

anemonasUn ramo de fresias y anémonas.

La pedicura hecha por Sonia.

Empezar un nuevo cuaderno.

Aquel tiramisú casero de Paqui (y los que se han acercado un poco).

El cansancio del deporte.

Los picnic.

Ver anochecer en el silencio del monte.

Skype.

La ducha fría en verano.cielo

Los paseos en la naturaleza bajo la luz de la luna.

Los discos de la mamá.

Las mañanas de viaje.

Lo que no se nombra.

Esos momentos de gracias-a-la-vida.

[Publicada el 1/1/2014]


Deja un comentario