Todas las entradas etiquetadas como

mapa_rutachirbes_labuscadora

Ruta Chirbes

Este verano he hecho un recorrido desordenado por los territorios literarios de Rafael Chirbes a lo largo de las comarcas de La Safor y la Marina Alta, en el enclave que une las provincias de Valencia y Alicante.

Leer más…

Montgo

Loving Mediterráneo

Conducir el camino de vuelta desde Murcia es lo que tiene, que es una pesadilla, un agujero negro, un triángulo de las Bermudas que pretende llevarte como sea a la autopista para apoquinar. Pero aunque no sea capaz de memorizar los desvíos erróneos que cojo cada vez que tengo que volver de allí, si digo no, es no. Leer más…

mediterr

Hedonismo veraniego

Habrá parecido que me cogía vacaciones y nada más lejos de la realidad. Pero el verano es la estación en la que se perdona todo más fácil incluso a una misma, y entran de lleno los imprevistos y el hedonismo para gobernar nuestras vidas. Así me ha pasado a mí en las últimas semanas, pero aquí sigo al pie del cañón. Y hay asuntos pendientes de los que hablar. Es un tema de conversación recurrente que vivir bordeando el Mediterráneo en los meses de verano son vacaciones en sí mismas incluso aunque se trabaje.

Basta coger un poco el coche y alejarse mentalmente de todo con los pies metidos en la arena y la mirada perdida en el mar, o perderse entre pinos por la Calderona con las chicharras de día y la fresca de noche. Es un lujo de los de verdad, de los que no se pagan con dinero. Cuando puedes permitirte viajes a lugares lejanos, bienvenido sea, aunque yo siempre digo -y no es una excusa de autoconsolación- que salir en agosto es una locura que prefiero ahorrarme. Así que brindo por el verano mediterráneo, que no es el del anuncio de cerveza, y por disfrutar de estas semanas de golfeo, pereza y sonrisa tonta antes de que vuelen entre nuestras manos. En un ay nos hemos plantado en agosto, con las ganas que teníamos de que llegara el verano y ahora parece que se nos esfuma. Las semanas que quedan por delante antes del inicio del nuevo curso vamos a intentar paladearlas con trago lento y respiración profunda, bien despiertos y abiertos a los placeres que se nos brindan, con amigos, familia, en soledad o en pareja, buscando el hueco fresco en la ciudad, en el mar o en la montaña, de retiro reflexivo o con espíritu festivo. Cada uno marca soberano sus gustos y alegrías. Cualquier cosa menos arrastrarse por el cabreo y el desánimo.

En la ciudad ya ha empezado el plato estrella del mes de agosto, la Filmo d’Estiu. Ahora que vivo fuera debanner-filmo-estiu-2013 la ciudad me va a costar más ser fiel asistente. Antes en bici lo tenía hecho pero la programación aunque austera es variada e interesantísima. En mi lista subrayadas están las proyecciones de Amour, Pierrot le fou, Tabú, El bazar de las sorpresas, Juan de los muertos, aunque para los que se las hayan perdido hay también recomendables éxitos recientes como Searching for Sugar Man o Argo. Joe Cocker cantaba Summer in the city y somos legión los que lo practicamos gustosamente. Además de la Filmo, hay variedad de terrazas de verano que surgen en estos meses con estrenos recientes, y en el Centre del Carme han retomado por segundo año el Cine d’Estiu los viernes y sábados con una programación de películas relacionadas con el arte y la literatura. Una propuesta curiosa poder ver Drácula de Coppola, Blade Runner o El sol del membrillo en un marco incomparable como es el claustro del antiguo convento.

Es imposible recopilar todos los posibles planes para el buen vivir. El Sagunt a Escena sigue en marcha aunque haya conocido tiempos mejores, y festivales de música los estamos teniendo ya desde junio por toda la comuSagunt-a-escena-2012nidad. La semana pasada fue el Low Cost en Benidorm, ese Little Britain kitsch estupendo donde pudimos gozar con Portishead a pesar de una organización que deja bastante que desear. Y estos días Burriana está a reventar con el popular Arenal Sound. Es tiempo de sudor y de cerveza fresca, de arroces en buena compañía, de libros, de cuerpos al aire, música nocturna y dejarse llevar, todo para coger fuerzas de cara al temido/ansiado septiembre. Que lo disfrutéis mucho y más, y no os dejéis amargar por nada nada del mundo.

albufera

Ganas locas de verano

Luego nos quejaremos (yo no, prometido), pero por fin ha llegado el calorazo y podemos lanzarnos a la playa, a las terrazas y tot per l’aire. Ganas tenemos y muchas. Aunque entre semana vayamos hasta arriba de preocupaciones, presupuestos que nos echan para atrás, trabajos en los que recibimos presión y amenazas de despido en mil formas y maneras, aunque haya mal de amores o disgustos en casa…en verano todo sabe mejor, diferente. La ropa se hace mínima,  notamos nuestros cuerpos al aire y eso simplemente ya da sensualidad al día a día. Vienen los meses de ‘terraceo’ con amigos al final del día, bastan unos euros para un par de cervezas y ya tenemos la sonrisa puesta. Los fines de semana de repente se presentan apetitosos sin necesidad de grandes planes, basta con un horizonte: arena, cielo, mar, amigos, música, no hay prisas, no hay teléfono, sólo lo que surja. Efectivamente, este fin de semana abre el Oli-ba-ba, mítico chiringuito de la playa de Oliva. No iba a obviarlo en esta columna, no puedo, sabréis perdonarme. Hay vida más allá de las dunas de nuestra playa bonita, más allá de la silueta de los moais. Sólo os reto a conocerlo, este año la temporada empieza más pronto que nunca así que tiempo, de sobra, y luego hablamos. 8507_242605735880501_1175514803_n

Y aun así el movimiento en la ciudad sigue. Y de hecho no para, porque en verano es tiempo de conciertos (Zenet el viernes en Rambleta), de festival Cinema Jove (del 21 al 28) y múltiples iniciativas de cine a la fresca en los barrios, como la de Proyecto Matraz en el Grao que programa durante los jueves de junio un ciclo de cine anarquista. No conozco todas las pelis pero por ejemplo, ver Casas Viejas de Basilio Martín Patino me parece una apuesta segura. En cuanto a exposiciones además de los preciosos lienzos de Genovés en el Convento del Carmen (hasta el 30 de junio) en los que los seres humanos somos motas, pero motas palpitantes de color y vida, la semana que viene el IVAM (ola ke ase?!) inaugura una exposición del gran escultor vasco Jorge Oteiza. Una ocasión para volver a pisar este museo, ¡oh, gran don!

Aquí va un curioso artículo del periódico británico The Telegraph sobre qué hacer en Valencia este verano. Realmente nada que objetar a lo que dicen, para variar no es una colección de tópicos básicos y resaltan lo que cualquiera de entrada puede resaltar para visitar nuestra ciudad y alrededores. Varias personas últimamente me han pedido que las lleve por l’Albufera y para mí es un placer. Precisamente ésta es una época deliciosa para conocerla, y contemplar en toda la contornada, y llegando hasta Cullera, los campos de arroz inundados ahora mismo de agua esperando al esplendor de finales de agosto, previo a la siega. Quedan pocas opciones para los urbanitas de estar en contacto con las estaciones y su implicación en las cosechas agrícolas, y es un espectáculo que te reconcilia con la tierra, con lo que te rodea. Para no perder el Norte.

 

oli

El templo del golfeo feliz

Ya me había pasado en 2011, cuando por primera vez, por fin, puse el pie en el Olibaba, famoso chiringuito de Oliva, y en esa playa de Aigüa Blanca. El bajonazo posterior en septiembre fue considerable. En 2012, que ha sido mucho más apoteósico, el verano directamente ha tardado meses en irse. Y hasta me ha llevado un tiempo poder volcar por escrito una nueva carta de amor al Oli.

Leer más…

Montgo

Con el Montgó de fondo

¿Se puede una enamorar de un lugar, de un espacio? Sin duda. No ocurre a menudo, pero quizá el caso más contundente es el del Montgó, esa silueta en la costa norte de Alicante que se contempla desde mi propia casa y que se impone como referencia, como tótem del Mediterráneo valenciano. Es tal su poder hipnótico que yo lo comparo con la presencia del monolito en 2001 Una odisea en el espacio, siempre de fondo, siempre presente, misterioso y rotundo. Y mucho nos acercamos este fin de semana al Montgó con el propósito de inaugurar el mes de junio en Oliva. Allí, en la playa bonita, me di el último baño de la temporada pasada junto a Perkins, ya entrado octubre, y allí la hemos vuelto a empezar. Esos chapuzones, algo fríos aún, revitalizan, ponen a tono. El placer de pelear con las olas y el placer de pisar la arena fina, de tantearla, sabiendo que ya en breve no te vas a separar demasiado de ella, ni de día ni de noche.

Lo mejor del mes de junio es que son las semanas con días más largos del año, y en un sábado te caben mil paradas y planes porque parece que la luz no se va nunca. Tras la sesión de playa el homenaje estaba en el Restaurante Goleta (Av. Mediterráneo 7, Oliva), otro lugar con el que hace unos meses hubo flechazo y que gusta compartir. Todos los que vamos nos hacemos fans. Allí te recibe Marta, simpática y resolutiva, mientras Juanra, el maestro en la cocina, prepara menús imaginativos y asequibles o paellas espectaculares, como la de pato con alcachofas y habas que nos comimos lentamente, regustándonos muy cerca del éxtasis entre mil y una conversaciones, arreglando el mundo, brindando por la vida y repasando vinos, películas y recuerdos compartidos. Uno de los acuerdos a los que llegamos fue que el optimismo por muy mal que a veces nos vaya todo, es al final la única y mejor opción. Ganar, ganarás lo mismo pero seguro que el camino se hace menos amargo si lo enfocas con buena cara.

El próximo fin de semana probablemente sea más relajado, aunque depende de cómo se mire. El viernes cuando estuvimos en el oasis La Rambleta viendo la presentación de Los Ilusos de Jonás Trueba, había especial animación también porque se inauguraba la exposición de MacDiego hARTo de sexo, que recorre el trabajo pornográfico de artistas valencianos, dentro del marco de actividades del I Salón Erótico de Valencia que se celebra en la Feria del 6 al 9 de junio. Un plan interesante para farolear y quién sabe, quizá una ocasión para conocer al mismísimo Nacho Vidal, genio y figura, y uno de los impulsores de la iniciativa. En otro estilo también me quiero a pasar por la Fireta, Feria independiente de cosas hechas mano, en la Galería Jorge Juan. Bien por la artesanía local y bien por la propagación del estilo Etsy de cosas bonitas. En esta columna semanal está claro cuál es el mantra: pegarle a todo.

 

el mar siempre