El por qué de todo esto

La primera entrada de un blog es la que más cuesta, especialmente si por tu experiencia de lector cotilla -es mi caso- piensas que es aquella a la que acudes en otras bitácoras para ver cómo empezó todo. Si además el blog tiene varios autores, algunos noveles en estas lides, la cosa se complica, porque nadie se atreve a ser el primero.

Por eso, quitándole dramatismo al asunto y tratando ya de abrir la veda, os contaré que Fondo de Catálogo es simplemente una excusa para que algunos amigos y amigas, que fuimos compañeros en la universidad, mantengamos el contacto. Podríamos contarnos la vida, anécdotas varias o colgar nuestras fotos de las vacaciones, pero como a todos nos gusta mucho leer y también nos gusta escribir -se supone-, pues se nos ha ocurrido la brillante idea de compartir nuestras impresiones sobre nuestras últimas lecturas.

Así es como esto nace, sin ninguna otra pretensión. Quizás, dentro de un tiempo, cuando algún curioso se asome por aquí, el blog no tenga ya nada que ver con lo que ahora he escrito, pero eso es lo bueno de esto, que no esperamos nada más de ello que darnos el gusto de mantener el contacto y satisfacer nuestra curiosidad de saber qué ha leído el otro, lo que de un modo u otro servirá para que nos conozcamos aún más. Y si nos lleva a cualquier otro lado, bienvenido sea.

Por lo pronto la primera entrada ya está escrita. La siguiente será de un libro. ¿Alguien se anima?


Deja un comentario