LBV singular

marc

Marc

Marc, físico y operador de cabina en un cine (sí, todavía quedan), nos cuenta hoy cuáles son sus rituales de bon vivant que incluyen fotos, arroces, edredones, y mar. 

1. ¿Qué rutinas te hacen feliz?

Últimamente he (re)descubierto el placer de pasear, sin rumbo fijo, por el simple placer de caminar. Mientras camino, observo, escucho, descubro, pienso, incluso a veces pienso en voz alta. Entonces observo la reacción de la gente y casi siempre se me escapa una sonrisa. 
2. Describe un sábado perfecto.
Me levanto tarde y desayuno mientas leo la prensa. Café con leche, croissant y zumo de naranja recién exprimido, si puede ser mirando al mar, cosa que casi nunca ocurre, pero estamos hablando de perfección, ¿verdad?
Paseo largo y sin rumbo hasta la hora de comer, visitando alguna librería de viejo por el camino, cuanto más desordenada mejor. Me encanta curiosear en estanterías ajenas. Un sábado perfecto no tiene sentido sin compañía, comida o cena rodeado de amigos y amigos de mis amigos. Conocer gente nueva es básico para que un día sea memorable. Sobremesas que duren más que la comida en el plato. Interminables. Me encantan. Vino durante la comida, y una copa, o dos, durante la sobremesa.
3. ¿Cómo te premias entre semana?
Intento concederme alguno de los caprichos de un sábado perfecto, o encontrar tiempo para pasear cámara en mano y desarrollar mi hobbie favorito. Hay días que simplemente cojo un libro y me voy a tomar un café a cualquier sitio y leo mientras mi barrio ocurre a mi alrededor. Lo que sí hago a diario es caminar, es mi rincón de pensar. 
4. ¿Cuáles son tus guilty pleasures?
Me encanta perder el tiempo bajo el edredón en una fría mañana de invierno. Pongo la radio y me quedo calentito y despierto en la cama.
5. Un descubrimiento que quieras compartir.
¿Sólo uno? No es ningún descubrimiento, pero es un lugar al que acudo hace años y sigue igual que el primer día. Y eso es decir mucho. Me encanta el arroz, en particular el arroz a banda y hay un restaurante en El Palmar en el que me siento como en casa: Arrocería Maribel. Es fácil de encontrar, sencillo y con buena relación calidad-precio. Además me conocen y saben cómo me gusta el arroz. Esta respuesta también se podría incluir en una hipotética pregunta, ¿Placeres sencillos? Los hay y nos hacen la vida más bonita.

 


1 comentario

Deja un comentario