fiestaautumn

La fiesta de otoño

Qué maravilla es empezar el mes de octubre llenando tu casa de amigos para pasar un estupendo sábado en familia. La familia que tú eliges y que vas haciendo; unos van, otros vienen, pero todos los que están deben estarlo por placer. La primera fiesta fue en primavera, y para otoño tocaba volver a reunirse pues se toma el gusto por las cosas buenas y así las hacemos tradición. No me cuesta meterme en líos si son así, en positivo. Luego da un poco de pereza ver el mogollón de fregada y limpieza de la casa, pero eso son tareas que pueden durar 1 ó 2 horas, a cambio de un día entero precioso y los ecos que te hacen sonreír mucho tiempo después, …por no hablar de las fotos, movidas, imperfectas, reflejo del puro instante.

Hace muchos años, cuando aún era jovenzuela -y quizá por eso, poco sociable- me costaba más juntar a amigos de diferentes áreas de mi vida, pensaba que no iban a tener nada que decirse, que iba a ser difícil, blablabla. A mucha gente le pasa. Y son tonterías. Eso es algo que superas con la edad y la experiencia de ver que la gente que se encuentra y conecta es siempre por una buena razón. Igual que celebro cada cambio de opinión que experimento en mí misma como una victoria, ahora sé que de la mezcla y del jaleo sale algo muy enriquecedor.

Consiste en estar abiertos a lo que viene, a lo que surge, a lo que trae la vida. Y mis amigas del colegio y de la facultad -las más antiguas- comparten cháchara con Ana y Richard de clase de francés (y ahora de comidas en el Atmosphère), quien ha sido novia de un amigo de la universidad se convierte en fija de la pandilla, una pareja que desapareció de mi vida volvió como pieza fundamental hace dos años ya y junto a los que nos conocimos por twitter ahora somos todos inseparables. Empezamos con el vermut casero de Bodega Navarro y seguimos hasta que se hace de noche. Rica comida, mucha charla, buena música variada y algún baile. Y sigue viniendo gente, y sigue cabiendo alguien más, para no dejar de compartir momentos bonitos, como ese imborrable arranque de baile mano a mano con Cristina, llevadas por la emoción de la voz de Salif Keita cantando “te deseo…” con aires de samba africana. This is too good to be true. Pero lo mejor es que es cierto.

Hoy también quería hablar de esta semana medio festiva, del día de la Comunitat, de la mocaorà, de los pañuelos que desde niña me regalaba mi padre, de picnics por la Calderona, de los numerosos conciertos que vienen las próximas semanas, de que cierra Popland y es muy triste… Esta columna, La Buena Vida, cumple 20 semanas en esta web, y como se puede ver, sigue con fuerza, ideas y  ganas. Que lo mejor de nuestra vida aún está por ocurrir. Ése es el espíritu.

[Pic by Merxe Navarro]


4 comentarios

  1. OvO Genial artículo!!! Oda a la amistad y a la buena vida… Qué bien el mixing people… Qué bien todo. ;)

  2. merxe navarro

    siempre es genial dar la bienvenida a las estaciones en buena y mezclada compañía, una buena anfitriona, musiqueo, estupenda comida, buena bebida y maravillosas vistas!

  3. Pau

    Que guay amparo!!! Me alegro!! Debió ser una fiesta genial!!
    Yo soy muy aficionado también a mezclar gente en las fiestas o quedadas y es muy divertido, además juego a adivinar las conexiones que se van a establecer

  4. Pau

    El mensaje se me ha publicado sin querer… Bueno sin terminar… Pues eso… Se trata de hacer más grande la red… Relacionarse o morir!! :)
    De antemano ya te imaginas quienes van a congeniar aunque a veces no te lo esperas…
    La vida sorprende y enamora !!

Deja un comentario