cabanyal portes obertes

Entre iaioflautas y casas que miran al mar

Una de las cosas buenas de vivir fuera de la ciudad es el trayecto de vuelta a casa. Reconozco que si son las tantas de la madrugada no hace tanta gracia por tener que medirse con los excesos, pero cuando sales del cine, por ejemplo, es una gozada poder macerar un poco más de lo normal la película y, si la película ha valido la pena, dedicarte quince minutos extra de concentración al volante para darle vueltas en lugar de meterte enseguida en casa y distraerte con otros asuntos. El sábado el camino fue de readaptación a la soledad después de un día intenso.comunistas Noe me había invitado al cumpleaños del Gafotas, un viejo amigo suyo y aunque mi humor esa mañana no era para socializar mucho, no hay nada que un grupo de gente estupenda y una cerveza bien fría no puedan superar. La comida, además, se celebraba en un lugar peculiar donde los haya, llamado popularmente Los Comunistas, sede de una asociación en pleno barrio de Ruzafa, pegado al Ubik. Había visto a veces salir gente mayor de esa planta baja pero no podía imaginar que el local era tan grande, con patio abierto al aire libre incluido.

Hay un cúmulo de circunstancias que ese día remarcaron lo insólito del local, donde se ofrecen comidas a precios económicos y se celebran encuentros de asociaciones de izquierda. Nuestra fiesta, con deliciosa paella valenciana de por medio, coincidía con otra comida-encuentro de iaioflautas de todo el país. Nosotros quedamos arrinconados al final del patio, contemplando el despliegue de energía que tenían y cómo entre plato y plato se levantaban con alguna canción reivindicativa. “Somos mayores, somos luchadores” o de repente escuchar el mítico Ay, Carmela,  fueron momentos CAVAIIIconmovedores. A la hora del postre, y ya con un punto muy interesante encima, el cava que nos sirvieron -de marca III República- remató la faena. Al salir de Valencia esa tarde era imposible quitarse la sonrisa.

El domingo teníamos cita con el Cabanyal Portes Obertes, que Merxe no conocía aún y como arquitecta que es era una cuenta pendiente que no podíamos dejar pasar. Y nos salió un delicioso día soleado para pasear por el barrio y charlar con los vecinos que abren sus puertas, como Francesc, cuya casa-cielo es un clásico del circuito, con sus tres pisos coronados por azul estrellado en el cielo. Y siempre que pasas por allí te maravillas con el privilegio que es una casa en la ciudad tan cercana al mar, todas bien orientadas para la luz y la ventilación, con pisos auténticos y preciosos de principios del siglo XX, de varias alturas y unas terrazas con vistas…al descuido y abandono municipal que ya es la única treta que le queda a Rita para sabotear la resistencia del barrio. Pero ahora ya el proyecto de destrucción del Cabanyal parece definitivamente parado y la actividad de vecinos y comercios implicados no deja de crecer.

En dos de las casas que visitamos también habían instaladas un par de exposiciones de fotografía muy interesantes, una de Mira Bernabéu con sus particulares retratos de grupo, esta vez de asociaciones comprometidas con alguna causa, como la del accidente de metro 3J o Madres de Negro, y otra de Juan Peiró y José Azkárraga con los tenderos del barrio como protagonistas. La de la tintorería o el del kiosco son los rostros que muestran la viveza de esas calles que han resistido después de mil abusos y avatares. Uno de los que aparecía en esas fotos era el dueño de Casa Montaña, y precisamente a la hora del aperitivo decidimos darnos un homenaje y cambiar la clásica incursión en La Paca por un vermut en Montaña. Porque de tanto en tanto hay que concederse a una misma también un premio. Y a veces incluso un fin de semana tranquilo es un pozo sin fondo de anécdotas paras compartir.

 


6 comentarios

  1. Mrs. Hopper

    Voy a confesar que he retwitteado sin leer el artículo. Pero es que ahora lo volvería a hacer 1000 veces. En la crónica de un fin de seamana eres capaz de hacer todo un alegato a las cosas bonitas que tenemos en esta ciudad.
    Muchas gracias por tu energia. Buen martes, bella.

    • Amparo Ferrando

      Muchas gracias por tu comentario, Mrs. Hopper. Tus palabras son justo las que dan sentido a esto de escribir LBV.

  2. La Jeleng

    Voila!! Quien estuviera ahi!!! Parigües, maravilloso, mágico!! Que ganitas de decir y/o pensar cuando te lea “si si, he estado ahi y juro por snoopy que es así!” :)

  3. merxe

    :)
    gracias por llevarme, me encantó y el remate del vermut y montadito a precio especial de casa montaña no hizo más que dejar el listón bien alto para las mañanas de domingo que le quedan a esta primavera.

  4. Hola : ) ahí hacemos la paella de la escuela todos los martes por la tarde. Gran espacio en el centro de Ruzafa.

    Por supuesto, pásate cuando quieras : )

    Mx

  5. Ana Hidalgo

    Toda mi vida viviendo en Valencia y resulta que no la conozco en absoluto. Las desventajas de ser una persona naturalmente antisocial ;P Besicos de (casi) fin de semana.

Deja un comentario