El retorno

Con el estreno de mi nueva web he decidido, por fin, recuperar mi columna de los martes, que publiqué durante casi un año en el periódico L’Informatiu gracias a la confianza que puso en mí su director, Juan Enrique Tur. En aquel contexto era la columna que desengrasaba entre el conjunto, político y pegado a la actualidad. Con su nombre, La Buena Vida, ya era toda una declaración de intenciones, que ahora vuelvo a repasar para empezar esta nueva etapa. Dedicarse al buen vivir es una actitud que yo llevo como bandera. Estando en Valencia a veces esto es una insensatez o un atrevimiento, pero de eso precisamente se trata: a pesar del dolor -léase vergüenza, léase indignación, chapablancaléase cabreo- que nos provoca la manera en que se hacen muchas cosas en esta ciudad y comunidad autónoma, somos muchos los que aun siendo ciudadanos perplejos las reivindicamos como nuestras, y nos levantamos para decir que hay mucho más allá de lo que ocupa los titulares de prensa. Y que nos encanta. No pretendo dar la espalda a lo que ocurre a mi alrededor, todo lo contrario, siempre sale, aunque el foco decido muy conscientemente ponerlo en lo mejor y más disfrutable de la vida cotidiana en la ciudad y alrededores.

La de buena gente que te cruzas por el mundo es de traca, si te da la gana verlo y estás receptivo a ello, claro. De eso, y de otras muchas cosas, hablábamos Marta, Merxe y yo en uno de nuestros nuevos sitios favoritos, La Peseta, junto al Mercado del Grao. Es triste el abandono que sufre ese espacio municipal, sin apenas establecimientos abiertos, con lo bonito que es y tras haber sido recientemente restaurado. Pero aún así la zona se ha revitalizado desde hace un tiempo gracias a iniciativas privadas como Proyecto Matraz, la tasca vegetariana Nehuen o la citada bodega de-toda-la-vida remozada en punto de encuentro para gente de todo tipo y condición. Somos fans. Está abierta todo el día y si vas una mañana te juntas con las señoras sexagenarias del barrio marinero, que se reúnen para almorzar, con sus bolsas de la compra a los pies. Una gozada. Por la tarde noche, la fauna es variada y a nosotras nos sirve como afterwork, como lugar de trabajo en sí e incluso como gabinete de -ocasionales- crisis. Queda pendiente, eso sí probar la paella y los conciertos que hacen en fin de semana. Lo bueno siempre es tener planes pendientes.

Las personas y las sincronías que nos hacen encontrarnos, de eso hablábamos. Ganancias 2012, repito yo siempre. Estamos en la cambiante primavera, ya hemos superado dignamente el duro otoño y el casi inexistente invierno valenciano -con tantos cambios personales y convulsión social-, y en la antesala del verano parece que todo empieza a moverse. Es en cierto modo el comienzo del año, vamos a sembrar y a recoger. Muchos planes a la vista, y en ello estamos. Valencia es una ciudad mediana, muy asequible para moverse y en ocasiones algo insuficiente en vida cultural. Aunque eso ya es más un tópico que otra cosa, si vemos la actividad de un centro como La Rambleta o sobre todo la agenda de conciertos que no para, por nombrar algo a bote pronto. Esta semana, por ejemplo, Mishima, Chucho y Quique González, así en tirereta, uno detrás de otro. Si hablamos de los grandes museos (sic), como el IVAM o el San Pío V el panorama es desolador pero últimamente no dejan de inaugurarse pequeñas exposiciones interesantes de fotografía, ilustración y diseño. Y precisamente esta semana hemos recibido con alborozo y brazos abiertos el nacimiento de una nueva revista cultural -por ahora online-, Verlanga. “Avisamos que somos fans de nuestra ciudad. Nos gusta y mucho. y por eso queremos rescatarla de esa gente gris que se empeña en convertirla en una nueva rica“. Sin duda, estamos hermanados. Inquietudes, ideas y ganas de llevarlas a cabo no nos faltan.


2 comentarios

  1. merxe

    alegría que la buscadora tenga ya un lugar digno de ella, alegría de tener un lugar donde poder gritar sobre la buena vida como se merece: dando saltos con el pelo al viendo y el mar de fondo!

    adelante compañera estamos aquí para encontrarte!
    :)

    • Amparo Ferrando

      Gracias, sister. Estamos aquí para compartir toda la buena vida que sea posible y un poquito más, arañando si hace falta. :D

Deja un comentario