javier_aramburu

El otoño que apetece

Por unos días parecía que entrábamos en el otoño: nubes, viento, algo de fresquito…pero qué va. Ahora mismo en mi terraza lucen lustrosos 35° C con un solazo propio de julio que me llama a gritos para dejarme caer en la arena y darme un baño. Pero no, es horario de trabajo, que los freelance o nos ponemos serios con eso o estamos perdidos, y además yo venía aquí a hablar de un otoño apetecible y que huele bien, pero la meteorología me está fastidiando el escenario.

parque-natural-grandePara disfrutar de paisajes otoñales no nos queda más remedio que planear excursiones al interior, al norte por Castellón preferentemente: la sierra de Espadàn y la Tinença de Benifassà, y respirar esos tonos ocres, pisar hojas secas, paseando entre alcornoques, olmos y carrascos. La Font Roja o la Vall de Gallinera también son atractivas en esta época del año. Apetece ver otras cosas, fantasear con un otoño de verdad en nuestro invencible buen tiempo mediterráneo. Y entrar en esta canción de Fleet Foxes (I love you, I love you, oh brother of mine), por ejemplo. Obviamente, hoy estoy fuera de contexto. A veces pasa.

Ahora que ya nos hemos recuperado de los excesos veraniegos quizá sí, esta semana ya sea posible salir con energía por la ciudad también. Es curioso que siempre ha habido el cliché de la pobre cultural valenciana, de la que nos quejamos de forma automática, y lo cierto es que no damos a basto para abarcarla. En esta columna precisamente se reivindica la vidilla de la ciudad y sus culos inquietos. Y todas las semanas hay alguno del que hablar. Por ejemplo, la Rambleta, que nombramos mucho porque ha llegado para demostrar que otra Valencia es posible. Es muy divertido seguir los pasos de @guillermoarazo (su programador) en twitter, que cada pocas semanas anda de ruta por España a la caza de nuevos espectáculos para este centro cultural de la Ronda Sur, una zona que nunca había resultado tan atrayente. La semana pasada estaba en la sala Apolo de Barcelona, viendo un montaje de burlesque, que pronto va a llegar también a Valencia. La pintura del huidizo Javier Aramburu (miembro del mítico grupo donostiarra Family y diseñador de las mejores portadas de La Buena Vida) que se vio en Madrid por primera vez a finales del año pasado, parece que también va a exponerse en noviembre. A eso se le llama abrir el apetito y hacer cosas diferentes. Cuando se ve hay que reconocerlo y aplaudirlo.


1 comentario

  1. Ana

    Me apunto lo de las excursiones, me ha encantado, como siempre.

Deja un comentario