legomovie

Awesome

Elegir películas para ir al cine con mis sobrinos es a veces una tarea ardua. Hay que adaptarse a diferentes edades y nuestro gusto tiene un mínimo que nos impide ver algunos productos que idiotizan al público infantil, pero a la vez se trata de pasar un buen rato, ligero y despreocupado. A veces no queda más remedio que sufrir las tres horas de Avatar, en mareante 3D, y otras te maravillas con pelis que trascienden el mero entretenimiento como la saga Toy Story, Monsters, o en este caso, La LEGO Película, un derroche de imaginación narrativa y despliegue visual que jamás hubiera esperado con estos muñecos amarillos. Cuando ocurre que una película en principio infantil se revela como una obra mayor, y yo alucino en el cine y se encienden las luces y sigo alucinada, mis sobrinos me miran con cara desconcertada, entre la curiosidad y la burla.

Y es curioso porque una vez superada la duda inicial de lo que podrían contar y la apariencia que tendría con los limitados movimientos encajonados que -como los Clicks de Playmobil- tienen los muñecos Lego, lo que consiguen los directores y guionistas Phil Lord y Chris Miller, es una fiesta a ritmo de stop-motion que supone un hito en el desarrollo del storytelling, una de mis especialidades profesionales. El storytelling es, a modo de ejemplo asequible, lo que hacía Popeye a principios del siglo XX: contar historias con el fondo de una marca de referencia (espinacas o juguetes) pero que solo sirve de excusa, de escenario. Es una de las tendencias más fuertes ahora mismo en el marketing de contenidos, promocionar un producto de un modo diferente, con imaginación, con historias, y lejos del desgastado y estéril autobombo publicitario.

En La LEGO Película nos encontramos con Emmet, un trabajador de la construcción dentro del mundo LEGO que hace gala de su carácter gris, gregario, dentro del sistema, y se mantiene siempre positivo frente a cualquier inconveniente; para él todo es ‘awesome’, estupendo, impresionante. Por avatares del destino Emmet es confundido con “el elegido”, el LEGO extraordinario que tendrá que salvar al mundo de su destrucción, y en una huida hacia delante, se junta con una variopinta tropa de personajes que le ayudan en su misión. Desde Gandalf a Batman, pasando por Green Lantern, Vitruvius, las tortugas Ninja, Wonder Woman o Shaq, todos son muñecos LEGO con carácter propio pero la película juega a desmitificar el arquetipo por el que son conocidos hasta llegar a una vuelta de tuerca final (y genial) que mezcla animación con imagen real y actores. La aventura no es poca, la odisea del hombre corriente que se ve enfrentado a un reto descomunal y por el camino descubre su insustituible valor tras superar el conflicto con lo normal y lo establecido. ¿Acaso no todos los seres humanos tenemos que hacer ese recorrido?


Deja un comentario